Barcelona dio una clase ayer a la hora de sepultar sueños. Cuatro goles. Cuatro. Y varias joyitas. Va el resumen.

Anuncios