Errores infantiles. Exceso de confianza. Mala suerte. O todo junto. Goles casi hechos que no fueron. Goles perdidos que no se pueden creer…

Anuncios