Ribery tiene clase, gambeta, talento. Ayer inició una loca carrera hacia el arco del Sporting de Lisboa en el partido válido por la UEFA Champions League. Burló a dos defensas y definió con un toque preciso, como un crack.

Anuncios