Fue ante Italia en un amistoso, vistiendo la camiseta de la selección. Su selección. Y Robinho roba el balón y tira una serie de gambetas y contorsiones y los centrales de la azurra parecen embobados, mareados, no pudiendo creer lo que ven sus ojos. Y cuando se dan cuenta, la pelota descansa en la red. Magistral.

Anuncios